El Señor es mi luz y mi salvación; ¿a quién temeré? El Señor es el baluarte de mi vida; ¿quién podrá amedrentarme? Salmo 27, 1

 

Queridos lectores,

 

en el hemisferio norte de nuestra tierra, los días se están volviendo más cortos y oscuros. Esto afecta al estado de ánimo de muchas personas. Ahora, en noviembre, para nosotros los alemanes, se añadirá el "encierro". La vida cotidiana ha cambiado mucho. Hay restricciones en el contacto. Los restaurantes, bares y pubs están cerrados. Los cines están cerrados. Los estudios de fitness están cerrados. Tampoco se supone que viajemos en privado. Algunas personas pasan por una crisis mental. Para muchas personas, no hay perspectiva. El miedo a los próximos meses se está extendiendo entre muchos ciudadanos.

 

¡Las palabras de David me animan! Por supuesto que David no conocía un encierro. Y los meses de invierno fueron probablemente fáciles de soportar en su palacio. Vivió en tiempos muy diferentes. Pero la historia de su vida muestra que él también tuvo que pasar por momentos difíciles. Este hombre de Dios también tuvo noches de insomnio. A menudo no sabía cómo seguir. Sabía que había momentos en los que estaba débil y desanimado.

 

En este 27º salmo transmite una importante experiencia de vida que le llevó a través de difíciles fases de la vida. Nos cuenta lo que le ayudó cuando fue atacado por el miedo. Nos cuenta lo que le ayudó cuando todo a su alrededor parecía oscuro y amenazador. Dice: Dios mismo es mi luz y mi salvación, es el poder de mi vida, así que, ¿a quién debo temer?

 

Dice: Dios es mi luz, es mi salvación. Su fe, su confianza en el Dios vivo le anima. Jesucristo, nuestro Señor y Dios nos dice: —Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Juan 8, 12

 

Así que estamos invitados a dejar que Jesucristo, la luz del mundo, entre en nuestras vidas. Esta luz quiere hacer nuestra alma brillante, quiere superar los pensamientos oscuros y también quiere darnos mucha seguridad con su calor. Esta luz divina no sólo nos hace brillantes, sino que también irradia seguridad.  

 

¿Todavía recuerdas las bombillas? Han sido prohibidas durante mucho tiempo. Estas bombillas eran verdaderos derrochadores de energía. No sólo emitían luz, sino también mucho calor. La presencia de Dios les da ambas cosas. Dios puede permitirse el lujo de ser un "derrochador de energía" en nuestras vidas. Quiere que sea brillante, y al mismo tiempo experimentamos su derrochador amor que calienta nuestros corazones. - La luz de Dios nos da consuelo, esperanza, serenidad, paz interior.

 

David concluye su oración con una palabra de consuelo (v. 14): Pon tu esperanza en el Señor; ten valor, cobra ánimo; ¡pon tu esperanza en el Señor!

 

No es una piadosa guinda del pastel de las muchas experiencias dolorosas de la vida, sino la certeza de que vale la pena esperar en Dios en todas las dificultades. Es bueno dejar entrar a Jesucristo en la vida, abrir el corazón a Él. Para que a través del Espíritu de Dios podamos tener de nuevo pensamientos claros y la cabeza despejada. Jesús, la luz de nuestro mundo, puede calentar cada corazón que se ha enfriado, devolverle la vida y llenarlo de alegría y consuelo.

 

Para el encierro un periodista inteligente escribió "Nadie puede ver el futuro. Pero uno puede aprender del pasado.” Pensaba que los políticos no debían repetir los errores del pasado. Sólo Dios sabe lo que el futuro traerá. Pero puedo aprender del pasado. David me lo mostrará. Estas antiguas palabras fortalecen mi fe. Estoy aprendiendo a confiar en Dios incluso en los momentos difíciles de mi vida. Porque Jesucristo es mi luz y mi salvación, ¿de quién o qué debo temer? Jesucristo es el poder de mi vida, ¿de quién o qué debo temer?

 

Te deseo un corazón inundado y lleno de la luz de Dios. ¡Le deseo un corazón lleno de la paz de Dios en medio de este mundo sin paz!

Druckversion Druckversion | Sitemap Diese Seite weiterempfehlen Diese Seite weiterempfehlen
© 2020 Hans-Peter Nann, Frankfurt am Main