Jesucristo habla: “Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano.  Mi Padre, que me las ha dado, es más grande que todos; y de la mano del Padre nadie las puede arrebatar.  El Padre y yo somos uno.”

Juan 10, 27 – 30

 

Queridos lectores,

 

Los futurólogos están disfrutando actualmente de un auge. ¿Qué dicen los expertos sobre el tiempo después de la crisis de Corona? ¿Cómo cambiarán nuestras vidas? ¿Qué cambiará? ¿Qué permanecerá igual que ahora? ¿Qué consecuencias tiene esta pandemia mundial para nuestra sociedad, para mí personalmente?

 

En tiempos de incertidumbre, todos se hacen esas preguntas. Fue similar a los discípulos después de que Jesús fuera crucificado, muerto y enterrado. ¿Cómo seguiría? ¿Seguiría adelante o la vida se había paralizado? Todos los planes futuros de los discípulos fueron barridos de una hora a otra. Todas las esperanzas se habían disuelto en la nada.

 

Entonces llegó la mañana de Pascua. Y esa mañana cambió radicalmente la vida: ¡no había terminado! Al contrario: un nuevo futuro había comenzado. Jesucristo estaba vivo, había desempoderado a la muerte. La vida eterna no era una fantasía religiosa, sino que era visible en el Jesucristo resucitado. ¡La nueva gloria de Dios debía ser vista en Jesús de una manera muy real!

 

¡Esto tuvo consecuencias! Cristo resucitado dijo a sus discípulos y nos dice hoy: Doy la vida eterna a todos los que me pertenecen. Pertenecer a él es pertenecer al buen pastor Jesús. Jesús da el glorioso futuro con Dios a aquellos que conocen su voz y lo escuchan. Los que escuchan su voz, escuchan su palabra y la siguen.

 

El Cristo resucitado nos dice a ti y a mí: «No tengas miedo. Yo soy el Primero y el Último, y el que vive. Estuve muerto, pero ahora vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del infierno. Apocalipsis 1, 17 + 18

 

¡Eso es alegría de Pascua! El Buen Pastor le habla: ¡No teman! Lo que pueda venir en los tiempos venideros, el Buen Pastor Jesús tiene todo el poder en el cielo y en la tierra y más allá. Y nada puede arrebatarnos de la mano de Dios. Lo que pueda oscurecer nuestras vidas en los próximos días o meses o años: el Cristo resucitado es nuestro Señor y nos conoce. Te conoce y me conoce a mí. Él te protege y quiere que alcances tu meta: la comunión eterna con Dios Padre. Porque Jesús nos conoce y nos ama.

 

El buen pastor lleva a sus ovejas a la vida eterna. Apocalipsis 7, 15 - 17 nos muestra los "pastos verdes" y el "agua fresca" del Salmo 23. „Por eso, están delante del trono de Dios, y día y noche le sirven en su templo; y el que está sentado en el trono les dará refugio en su santuario. Ya no sufrirán hambre ni sed. No los abatirá el sol ni ningún calor abrasador.  Porque el Cordero que está en el trono los pastoreará y los guiará a fuentes de agua viva; y Dios les enjugará toda lágrima de sus ojos.” Apocalipsis 7, 15 - 17

 

Por lo tanto, en la Pascua de 2020 quiero unirme a la canción triunfal de la fe (Romanos  8, 38 f): „Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes,  ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.“

 

­­­­­­­­­Lo que dicen los futurólogos sigue siendo una especulación. Lo que Jesucristo dice es la verdad. Le deseo una Pascua bendita, un corazón feliz y el consuelo de Dios.

Druckversion Druckversion | Sitemap Diese Seite weiterempfehlen Diese Seite weiterempfehlen
© 2020 Hans-Peter Nann, Frankfurt am Main