Jesús Cristo rey: Si alguien te pone pleito para quitarte la capa, déjale también la camisa.
Mateo 5, 40

 

Queridos lectores,

 

Cuando era joven compré el coche de mis sueños: un VOLVO 264. De segunda mano. Muchos kilómetros en él. ¡Pero 6 cilindros con 2,7 l de capacidad! Lo admito: ¡era un “perro loco”! Mi banco hizo que mi sueño se hiciera realidad. Me dieron un préstamo. Pero tuve que dejar el certificado de registro como garantía. Como garantía.

 

La gente que escuchaba a Jesús en el Sermón de la Montaña no podía ir a un banco si les faltaba dinero. Si querían comprar un burro nuevo o usado, alguien tenía que prestarles dinero. De acuerdo con el lema "la confianza es buena, la prenda es mejor" se permitió al acreedor exigir una prenda. Por ejemplo, un abrigo. Moisés había establecido el procedimiento de esta manera: “Cuando le hagas un préstamo a tu prójimo, no entres en su casa ni tomes lo que te ofrezca en prenda. Quédate afuera y deja que él mismo te entregue la prenda. Si es pobre y en prenda te ofrece su manto, no se lo retengas durante la noche. Devuélveselo antes de la puesta del sol, para que se cubra con él durante la noche. Así estará él agradecido contigo, y tú habrás actuado con justicia a los ojos del Señor tu Dios.”

(Deuteronomio 24, 10 – 13)

 

¡Un abrigo podría ser vital! ¡Pablo le recordó a Timoteo que le trajera su capa antes del comienzo del invierno! (2 Tim. 4, 13 + 21). ¡Paul no quería congelarse por la noche! Ese abrigo era como un saco de dormir.

 

Ahora los tiempos han cambiado. También conmigo. Me he vuelto un poco más razonable y hoy conduzco un VW Golf de tres cilindros y 1000 ccm. No sólo tengo un abrigo, sino también chaquetas de invierno. Nadie quiere tenerlos como garantía. Entonces, ¿qué hacer con lo que dice Jesús?

 

Creo que su palabra apunta a no ser estrechos de miras con los demás. Ser generoso cuando alguien me pide algo. Confía en que lo recuperaré. Y si no lo hago, entonces puedo prescindir y no amenazar a la otra persona con el abogado. O incluso ir a la corte. Pablo se resistió a los juicios entre los cristianos. No es bueno arrastrar al otro a la corte. Amonesta a la iglesia de Corinto (1.Cor. 6, 1 f): “Si alguno de ustedes tiene un pleito con otro, ¿cómo se atreve a presentar demanda ante los inconversos, en vez de acudir a los creyentes?”

 

Vale, no quiero que mi comunidad decida mis asuntos personales. Pero no quiero ignorar el consejo de un consejero experimentado. La caridad y la misericordia se quedan en el camino si sólo quiero hacer valer "mi derecho" con la ayuda de abogados y tribunales. Entonces una hermana o un hermano se convierte en litigante. Entonces mi hermana o mi hermano, mi madre o mi padre, mi hija o mi hijo se convierte en un oponente.

 

A veces oigo hablar de esas disputas dentro de la familia. Especialmente cuando se trata de la herencia. Las disputas por herencia pueden dividir a las familias. Los hermanos que solían ser un corazón y un alma ya no se hablan entre ellos. ¡Los miembros de la familia pueden incluso convertirse en enemigos!

Los grandes bancos tienen que hacer la llamada prueba de tensión (una prueba de tensión es un instrumento de gestión del riesgo en la industria financiera). Creo que esta palabra de Jesús del manto es una especie de prueba de fuego de mi fe. Aquí se muestra lo generoso que puedo ser o lo estrecho de miras que realmente soy. “En realidad, ya es una grave falla el solo hecho de que haya pleitos entre ustedes. ¿No sería mejor soportar la injusticia? ¿No sería mejor dejar que los defrauden?” (1 Cor. 6, 7)

 

Espero que te ahorres esa prueba de estrés. Espero que no tengan que pelearse por ninguna taza y plato, abrigos de piel o coches viejos. Jesucristo dejó que le quitaran todo. Incluso la última camisa. Colgó desnudo en la cruz del Gólgota. Renunció a todo por amor a ti y a mí. Murió por mi culpa. ¡Su amor me ha hecho rico más allá de toda medida!

Druckversion Druckversion | Sitemap Diese Seite weiterempfehlen Diese Seite weiterempfehlen
© 2020 Hans-Peter Nann, Frankfurt am Main