Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en la senda de los pecadores ni cultiva la amistad de los blasfemos,  sino que en la ley del Señor se deleita, y día y noche medita en ella. (Salmo 1, 1 + 2)


Queridos lectores,

 

los salmos son un maravilloso libro de oraciones. En realidad son 150 himnos de alabanza. Las melodías se perdieron (¡sin duda no serían de nuestro gusto!), pero las preciosas palabras han permanecido. David escribió muchos salmos. Para el predicador bautista inglés Spurgeon los salmos eran un "tesoro de David". Me gustaría visitar esta cámara del tesoro espiritual con usted en los próximos meses. Estoy convencido: ¡seremos ricamente dotados!

 

El Salmo 1 comienza con la palabra "bueno". También se puede traducir como "felicidad". Es como la primera nota de una canción. Es importante golpear la primera nota de una canción correctamente. Los Salmos nos ponen de humor para alabar a Dios. Con la palabra "bendito" (Mt. 5, 3) las bienaventuranzas del Sermón de la Montaña nos ponen de buen humor. Nos sintonizan para escuchar a Jesucristo. Bendita sea la persona que escucha a Jesucristo y hace lo que dice.

 

¿A quién escuchamos hoy? Vivimos en un aluvión de información. Todos los días nos inundan con noticias de todo el mundo. Un desastre en el rincón más lejano de la tierra viene como un mensaje de empuje en el smartphone. Lo que dicen los políticos y los líderes empresariales afecta a nuestras vidas.

El primer verso advierte de los creadores de opinión y motivadores que desprecian a Dios. El "consejo de los malvados" no significa el asesoramiento cualificado de los expertos. Se trata de un importante y buen consejo y no de la manipulación. Se vuelve peligroso cuando se manipula a la gente. Ese es el caso cuando me van a seducir para que haga algo ilegal. Si voy a ser seducida para actuar en contra del orden de la vida de Dios.

 

El apóstol Pablo vio venir tales tiempos. Le advierte a su compañero de trabajo Timothy (2 Tim. 3, 1 – 5): “Ahora bien, ten en cuenta que en los últimos días vendrán tiempos difíciles. La gente estará llena de egoísmo y avaricia; serán jactanciosos, arrogantes, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, insensibles, implacables, calumniadores, libertinos, despiadados, enemigos de todo lo bueno, traicioneros, impetuosos, vanidosos y más amigos del placer que de Dios. Aparentarán ser piadosos, pero su conducta desmentirá el poder de la piedad. ¡Con esa gente ni te metas!”

 

El orante dice: feliz es el que reflexiona sobre la ley de Dios día y noche. Para mí estas son las palabras de Jesús. Sobre ellos quiero pensar una y otra vez. Las palabras de Jesús me dan alegría, día y noche.

¿Qué piensas cuando te has lavado los dientes y te arrastras bajo la manta? ¿Qué piensas cuando te duermes? ¿En qué piensas cuando te despiertas por la noche? ¿Qué piensas cuando te levantas por la mañana? ¿Preocupaciones? ¿Miedos? ¿O hay espacio para una canción de alabanza como la de Pablo y Silas en la cárcel? Actos 16, 23 - 25: “Después de darles muchos golpes, los echaron en la cárcel, y ordenaron al carcelero que los custodiara con la mayor seguridad. Al recibir tal orden, éste los metió en el calabozo interior y les sujetó los pies en el cepo. A eso de la medianoche, Pablo y Silas se pusieron a orar y a cantar himnos a Dios, y los otros presos los escuchaban.”

 

Pablo y Silas podían alabar a Dios incluso en el sufrimiento. El salmista es feliz porque conoce a Dios. Porque sabe que es amado por Dios. Esta felicidad no depende de las circunstancias de la vida. Los Salmos también hablan del miedo y la necesidad, la enfermedad y la muerte. Sin embargo: Feliz es el hombre al que Dios ha plantado como un árbol en su jardín de la fe. Le proporciona todo lo que necesita para vivir. Feliz es el hombre al que Dios cuida. Su vida es preciosa.  

Druckversion Druckversion | Sitemap Diese Seite weiterempfehlen Diese Seite weiterempfehlen
© 2020 Hans-Peter Nann, Frankfurt am Main