Es como el árbol plantado a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se marchitan. ¡Todo cuanto hace prospera!
En cambio, los malvados son como paja arrastrada por el viento.
Por eso no se sostendrán los malvados en el juicio, ni los pecadores en la asamblea de los justos.
Porque el Señor cuida el camino de los justos, mas la senda de los malos lleva a la perdición.

Salmo 1, 4 - 6

 

Queridos lectores,

 

alguien me dio el best-seller del historiador israelí Yuval Noah Harari. En su libro "Una breve historia de la humanidad - Kizur Toldot Ha-Enoshut" hace una pregunta muy interesante en la última página. Escribe: "La pregunta más importante de la humanidad no es "¿Qué no debemos hacer?" sino "¿En qué queremos convertirnos?" "¿Qué es lo que queremos?"

 

Esta pregunta ya la encuentro en este antiguo salmo. ¿En qué me quiero convertir, qué quiero querer? ¿Quiero vivir una vida que sea como la paja en el viento a los ojos de Dios? ¿O quiero vivir una vida que crezca y florezca como un árbol en el jardín de la fe de Dios? Y finalmente: ¿A dónde me lleva mi camino de vida? ¿Cuál es mi objetivo?

 

La oración del salmo me muestra las consecuencias de mi decisión: ¿me quedo en el camino sin sentido de la lejanía de Dios? ¿O confío el viaje de mi vida a Jesucristo y camino con él? ¿Confío en Dios que es como un padre para mí? ¿Me dejo guiar por la palabra de Dios? ¿Tengo un corazón que escucha al Espíritu Santo? ¿Por qué camino voy a ir? Jesucristo dice (Juan 14, 6): —Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí.

 

¿Quiero la vida eterna con Dios, el Padre en el cielo? ¿O continúo obstinadamente y sin enseñar mi camino hacia la distancia de Dios? ¿Mi vida terminará en algún momento como la paja en el viento?

El símbolo del árbol me muestra que la fe es un largo proceso de crecimiento. Cada árbol comienza muy pequeño. Con una semilla. Un árbol tarda años en crecer. Necesita agua y luz, necesita una buena ubicación. También lo es la fe. La pequeña semilla de la fe quiere crecer y crecer, quiere madurar. Para que la vida pueda tener éxito.

 

Cuando se habla de "justos" aquí, no se habla de santos especiales. No se trata de preguntarse constantemente: ¿qué no se me permite hacer? Ser cristiano comienza de manera diferente. Ser cristiano comienza con la gracia. El apóstol Pablo dice (Romanos 3, 22 – 24): De hecho, no hay distinción, pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, pero por su gracia son justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó. - Romanos 10, 10: Porque con el corazón se cree para ser justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo.

 

Te deseo una vida exitosa. Te deseo que tu fe llegue al cielo como un árbol. Te deseo que vayas hacia tu meta con Jesucristo, es decir, tu vocación celestial. Estás llamado a una vida que pueda crecer y florecer como un árbol en el jardín de Dios. Tu vida no debería terminar como la paja que se lleva el viento. Crece en la fe en Jesucristo.

Druckversion Druckversion | Sitemap Diese Seite weiterempfehlen Diese Seite weiterempfehlen
© 2020 Hans-Peter Nann, Frankfurt am Main