Lema anual 2021

Jesucristo habla: Sean compasivos, así como su Padre es compasivo. Lc. 6, 36

 

Queridos lectores,

 

Les deseo a todos un bendito Año Nuevo 2021. Les deseo preservación en espíritu, alma y cuerpo. Y os deseo que podáis experimentar la misericordia de nuestro Padre en el cielo cada día. Que el amor de Dios esté contigo.

 

También le deseo que continúe mostrando caridad cristiana a mucha gente. ¿Puedo desear que juntos seamos misericordiosos especialmente con nuestros enemigos? Es decir, aquellos que nos hacen la vida difícil. Con ellos debemos tener compasión, dice Jesucristo.

 

Estoy de acuerdo contigo: ¡son deseos extraños! ¿No son ni siquiera deseos insatisfechos? Antes de que Jesús pida a sus oyentes que sean misericordiosos, explica lo que quiere decir (Lc 6, 27 – 29, El amor a los enemigos): »Pero a ustedes que me escuchan les digo: Amen a sus enemigos, hagan bien a quienes los odian, bendigan a quienes los maldicen, oren por quienes los maltratan. Si alguien te pega en una mejilla, vuélvele también la otra. Si alguien te quita la camisa, no le impidas que se lleve también la capa.”

Imposible, creo. A menos que consiga un ángulo diferente. Una vez leí la siguiente historia en alguna parte. Me ayudó mucho con esto: 

 

En un tren subterráneo lleno de gente, un padre está sentado con sus dos hijos pequeños. Los niños están retozando en los asientos y haciendo ruido. El padre se sienta allí y no dice nada. Sin reacción, sólo mira delante de él. Un pasajero está tan molesto con los niños que le pide al padre que tranquilice a sus hijos. El padre dice: "Acabamos de llegar del hospital. Los niños perdieron a su madre antes.” - De un minuto a otro, a nadie le molestan los niños retozones que ahora no tienen madre. A nadie le molesta un padre que no sabe qué hacer a continuación. Todo el mundo entiende que estos niños y su padre están abrumados.

 

El primer paso para el amor misericordioso será ver al otro en la realidad de su vida. Sólo puedo simpatizar con aquel cuyo sufrimiento conozco. Sólo puedo simpatizar con aquel cuyo sufrimiento me dejo tocar.

 

En la parábola del Buen Samaritano (Lc 10, 25-37) Jesús nos muestra exactamente esta actitud del corazón. Sólo el samaritano (por cierto, ¡éste era un extranjero!) tuvo compasión de esta persona que fue víctima de los ladrones. Se tomó tiempo para esta persona indefensa. Invirtió su fuerza, su tiempo y su dinero en esta persona. Lo sacó del peligro. Invirtió en la vida de un extraño.

 

Dios invierte en nuestras vidas. En tu vida, en mi vida. Dios no quiere que seamos miserables y desesperados en el suelo. Nos ve cuando hemos sido invadidos por "depredadores". De las preocupaciones que nos roban el sueño. De los anhelos y deseos insatisfechos que nos roban la paz interior. De la enfermedad que nos roba la vitalidad.

 

Como el buen samaritano, Jesús, el misericordioso Hijo de Dios, se inclina hacia nosotros. Él invierte todo en nosotros para que podamos salir de la zona de peligro y encontrar nuestro camino de regreso a la vida. Nosotros los cristianos somos sus manos. Tenemos que ser su cuenta de tiempo. Nos convertimos en su cuenta bancaria. Se nos permite ser misericordiosos como él mismo es misericordioso. Debemos ser misericordiosos porque él es misericordioso con nosotros.

 

¡Dios te bendiga!

Druckversion Druckversion | Sitemap Diese Seite weiterempfehlen Diese Seite weiterempfehlen
© 2021 Hans-Peter Nann, Frankfurt am Main