Alégrense siempre en el Señor. Insisto: ¡Alégrense! El Señor está cerca. Filipenses 4, 4 + 5b

 

Estimados lectores,

 

Les deseo una Navidad llena de bendiciones. Te deseo que la alegría de la Navidad llegue a ti. Independientemente de cómo vivas esta Navidad. Tal vez puedas disfrutar de estos días sin preocupaciones, ¡eso sería bueno! Pero quizá te sientas como la joven de la que habla Susanne Hornfischer¹ en un cuento de Navidad. Me gustaría contar brevemente esta pequeña historia con mis propias palabras:

 

Imagina un pequeño pueblo con tiendas, una parada de autobús y una vieja iglesia. Una joven viene del mercado de Navidad.  Yo la llamo Susanne. Ha perdido el autobús de vuelta a casa. El próximo autobús no sale hasta dentro de media hora. No quiere esperar tanto tiempo en el frío. Decide ir a la iglesia cercana. Ella conoce esta iglesia. Pero no ha estado aquí en los últimos años. Hace mucho tiempo que no asiste a un servicio religioso. Estaba decepcionada con Dios, le había dado la espalda.

Cuando se casó en esta iglesia, su mundo aún estaba en orden. Sus hijos fueron bautizados aquí. Ella misma había vivido con Dios en esta iglesia, creía en Jesús. Su vida ha sido bendecida. Hasta el día en que su marido se separó de ella. Él amaba a otra mujer y se había ido. Su mundo y su fe se habían derrumbado.

 

Ahora, después de mucho tiempo, la joven volvió a sentarse en esta iglesia. Las velas ardían en el altar. Había olor a Navidad. Todo estaba en silencio y pensó en la Navidad. Sus hijos habían crecido y no iban a celebrarlo con ella este año. Sería una Navidad solitaria y triste.

 

De repente, ¡ruido en la iglesia! Una horda de niños sale de una entrada lateral y corre hacia el altar. Todos están vestidos de pastores y quieren practicar la obra de los pastores para la Nochebuena. El líder mantiene a los pastores salvajes tranquilos durante un tiempo. A nuestra joven se le permite permanecer sentada y observar.

Todo va bien para los pastores en el campo cerca de Belén, hasta esta escena: un niño vestido de ángel se acerca a los pastores y les dice que no tengan miedo. ¿Por qué? "¡Te traigo...!" Entonces el ángel vacila de repente. Ha olvidado las palabras. "¡Te traigo...!", vuelve a decir, pero el texto desaparece. El niño está desesperado, los otros niños refunfuñan. ¡Otra vez esta avería con este ángel!

 

El líder ayuda. Frustrada, grita en voz alta: "¡Alegría! Te traigo una gran alegría". Ella anima al niño a reproducir la escena de nuevo. "¡Piensa en la alegría! Concéntrate en la alegría".

 

El resto de la obra de teatro de la natividad de repente no es importante para la joven. Ni siquiera el autobús que sale fuera sin ella. La palabra sobre la alegría olvidada le llegó al corazón. Era como si Dios mismo le hubiera hablado. Había olvidado la alegría que da Dios. Se había centrado en su sufrimiento y en su difícil situación vital y no en la alegría a la que nos invitan no sólo el ángel del campo cercano a Belén sino también el apóstol Pablo. "Alegraos siempre en el Señor, y vuelvo a decir: ¡Alegraos! El Señor está cerca".

 

En Navidad, Jesucristo se acerca mucho. Dios se hace hombre. Eso es lo que celebramos. Eso es motivo de alegría. En eso debemos centrarnos y no en las muchas cosas negativas que quieren dominar nuestros pensamientos y nuestros sentimientos.

 

Si sólo se tratara de nuestro estado de ánimo, tendríamos muchos motivos para estar tristes. Las tragedias humanas, los fuertes golpes del destino, la enfermedad y la muerte no siguen nuestro horario. No se detienen en Navidad. El filósofo Martin Heidegger escribió en el siglo pasado: "La actitud ante la vida del tiempo que viene será de tremendo miedo". ²

 

Más aún, necesitamos que se nos recuerde una y otra vez que tenemos un motivo para alegrarnos. Martín Lutero lo describió así: "Un cristiano es una persona que salta de una habitación oscura a la luz". ² En Navidad, todo se vuelve luz. No sólo por las velas y las luces de hadas, sino por la alegría que Jesucristo quiere llevar a nuestros corazones. Dice: “Yo soy la luz que ha venido al mundo, para que todo el que crea en mí no viva en tinieblas.” (Juan 12, 46)

 

"¡El Señor está cerca!" Jesucristo está muy cerca de nosotros, sólo está a una oración de distancia. Y espero que también esté muy cerca de nuestro mundo y de su miseria. Que está cerca con su ayuda y con su nuevo tiempo que esperamos.

 

El lema anual para el próximo año es una invitación a todos los que están cansados y tristes, que viven vidas solitarias sin consuelo ni esperanza. Jesucristo dice: "Al que a mí viene, de ningún modo lo echo fuera.” Esta es la promesa que nos hace Jesucristo. Esta promesa no sólo es válida a partir del 1 de enero, sino ya hoy. Esta promesa también es válida para tus días de Navidad, independientemente de cómo los vivas. Jesucristo quiere alegrar tu corazón. Concéntrate en ÉL y en la alegría que ÉL quiere darte. Te deseo una Navidad con el corazón lleno de alegría y paz. Te deseo que puedas experimentar la cercanía de Dios.

 

Que Dios te bendiga en espíritu, alma y cuerpo. 

 

¹ Susanne Hornfischer, Gran alegría, un cuento para la Navidad
² Citas de "Palabras para respirar de nuevo", Christoph Morgner / Dr. Reinhold Pregla, p. 331