A todo el que se le ha dado mucho, se le exigirá mucho; y al que se le ha confiado mucho, se le pedirá aun más. Evangelio de Lucas 12, 48

 

Estimado lector,

 

Jesús habla de "mucho". ¿Pero cuánto es "mucho"? Mis nietos sabían exactamente lo que era un montón de helado. A la hora del postre, el abuelo tenía que meter la mano en la taza con su cuchara y llenar el plato de postre. "¡Abuelo, más!", seguían gritando los dos.

 

 Ahora bien, la vida no es un helado y Dios no es un viejo abuelo que nos sirve un delicioso postre. Cuando Jesús habla de "mucho" y "más" está planteando la cuestión de la responsabilidad. ¿Qué me ha dado Dios en dones y habilidades? ¿Qué me ha confiado Dios? ¿Es mucho o poco a mis ojos?

 

En mi mente, hice una lista y escribí lo que me han dado y lo que me han confiado. Surgieron muchas cosas. Me dieron la oportunidad de vivir en una Europa libre. Alemania es un Estado del bienestar. Esto significa mucho para mucha gente: seguro médico y de pensiones obligatorio, seguro de asistencia en la vejez, etc.

 

¿Qué se me ha confiado? Me confían muchas personas: mi familia, mis amigos. Cristianos en mi iglesia. Mucha gente confía en mí.

 

La palabra de Dios me ha sido confiada. Dios me confía su palabra. Me toca predicarlo y transmitirlo a ustedes. Dios me confía su palabra.

 

Por supuesto, también hay muchas cosas que no puedo hacer. No sé tocar el piano. No soy un buen artesano. No puedo esquiar. Soy pésimo para los deportes. Pero Dios no me pide lo que no puedo hacer. Pregunta qué puedo hacer y qué se me ha confiado en la vida.

 

Jesús me hace pensar. No sólo quiero preguntarme qué es lo que Dios me ha dado en dones y talentos, en posibilidades materiales. También quiero preguntarme: ¿qué hago con lo que tengo? ¿Cómo puedo utilizarlo para Dios? ¿Cómo puedo honrar a Dios con lo que tengo a mi disposición? ¿Cómo puede lo que tengo llegar a ser una bendición para los demás?

 

Me vino a la mente la parábola de "El rico y el pobre Lázaro" (Evangelio de Lucas 16:19-31). Jesús habla de un hombre rico que tenía mucho. Tenía una casa y ropa de diseño cara. En su puerta yacía un mendigo enfermo. Los únicos amigos que tenía eran los perros. Al pobre Lázaro le hubiera encantado comer las sobras que el rico tiró a la basura. Pero el rico sólo se vio a sí mismo y pasó por alto la necesidad del pobre que estaba a su puerta. Todas las mañanas, de camino al trabajo, pasaba por delante de él sin ningún cuidado.

 

¿Qué me parece a mí? ¿A quién me ha confiado Dios? ¿Qué me ha confiado Dios? ¿El sustento de los compañeros de trabajo? ¿Dinero de otros? ¿La salud de los demás? ¿Estoy pasando por alto a alguien que se encuentra justo "frente a mi puerta"?

 

Otra cuestión también se ha convertido en importante para mí: ¿De qué recursos dispongo todavía? ¿Qué regalos he dejado sin usar a lo largo de mi vida? ¿Qué estaba a mi alcance, pero no le presté atención? A mí me parecía inútil, pero para otras personas habría tenido mucho valor.

 

Mi oración: Dios, me has creado con muchos dones y habilidades. Se lo agradezco.  Algunas cosas se han perdido en el transcurso de la vida. Me pareció que no tenía ningún valor. ¡Por favor, perdóname! Permíteme redescubrir las riquezas que has puesto en mí. Llámame una y otra vez para utilizar mis dones y posibilidades. Y permítanme estar agradecido por las muchas cosas que tengo el privilegio de tener.  Amén. 

 

Te deseo un corazón valiente que empiece a descubrir de nuevo los dones y las posibilidades de tu vida. Te deseo que te maravilles de las riquezas que Dios ha puesto en ti. Jesucristo te guarde en espíritu, alma y cuerpo.  

Druckversion Druckversion | Sitemap Diese Seite weiterempfehlen Diese Seite weiterempfehlen
© 2021 Hans-Peter Nann, Frankfurt am Main