Iban por el camino cuando alguien le dijo: —Te seguiré a dondequiera que vayas.  —Las zorras tienen madrigueras y las aves tienen nidos —le respondió Jesús—, pero el Hijo del hombre no tiene dónde recostar la cabeza. Lucas 9, 57 - 58

 

Querido lector,

 

¿alguna vez has querido comprar algo, pero el vendedor te dijo: "¡Piénsalo dos veces! ¡El costo es más alto de lo que crees!" No recuerdo una conversación en la que me dieran un consejo tan honesto. Por desgracia, sé lo contrario: "¡Sí, compra esto! ¡Hiciste una muy buena elección!" Sólo después de un tiempo me di cuenta de que era un mal negocio.

 

Jesús le dice abiertamente a un hombre la verdad. Le dice que la vida con él puede ser muy incómoda. Le pide que reconsidere su decisión.

 

Pero Jesús no es un vendedor. No vende religión. No atrae a nadie con promesas vacías. Dice la verdad porque es la verdad. No quiere seducir a nadie. No quiere obligar a nadie a creer en él en contra de su voluntad. Su palabra dice la verdad a todo el que quiera oírla.

 

Jesús pone sus cartas abiertamente sobre la mesa. También le dijo claramente a otras personas lo que cuesta vivir con él. Pienso en la siguiente charla de iluminación en el evangelio de Lucas, cap. 14, 28: »Supongamos que alguno de ustedes quiere construir una torre. ¿Acaso no se sienta primero a calcular el costo, para ver si tiene suficiente dinero para terminarla? Si echa los cimientos y no puede terminarla, todos los que la vean comenzarán a burlarse de él, y dirán: “Este hombre ya no pudo terminar lo que comenzó a construir.”

 

Una y otra vez me encontré con gente que se hizo cristiana con entusiasmo. Esperaban mucho de otros cristianos y de Dios. Pero entonces se dieron cuenta de que sus compañeros cristianos eran también santos normales. Seres humanos con bordes ásperos, con fallas y debilidades. También tuvieron que experimentar que muchas de las oraciones no fueron contestadas. Creían que Dios les pedía demasiado. Se rindieron y buscaron su salvación en otros salvadores o buscaron cómodas posibilidades de autorrealización.

 

Pedro y los otros discípulos también se enfrentaron un día a la pregunta: ¿Rendirse o quedarse? Muchos se habían enfadado con Jesús. Dijo: "Yo soy el pan de la vida. El que coma este pan vivirá para siempre" (Juan 6, 47 f). A muchos no les gustó eso (Juan 6, 66 - 69): Desde entonces muchos de sus discípulos le volvieron la espalda y ya no andaban con él. Así que Jesús les preguntó a los doce: —¿También ustedes quieren marcharse? —Señor —contestó Simón Pedro—, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído, y sabemos que tú eres el Santo de Dios.

 

Quien confía su vida a Jesucristo se pone en marcha en el camino de la vida de la mano de Dios. Se convierte en un peregrinaje de paz y alegría. Será un camino de seguridad y un camino de comodidad en todas las situaciones de la vida. Quien pase el día con Jesucristo puede orar por la noche con el Salmo 4:9: En paz me acuesto y me duermo, porque sólo tú, Señor, me haces vivir confiado.

 

Le deseo esta maravillosa seguridad todas las noches. Deseo que entres en el día cada mañana con un valor renovado. Porque sabes que eres amado por Dios, el Padre en el cielo. Confía también hoy en Jesucristo. Sus palabras dan fuerza de vida para cada nuevo día. 

Druckversion Druckversion | Sitemap Diese Seite weiterempfehlen Diese Seite weiterempfehlen
© 2021 Hans-Peter Nann, Frankfurt am Main