Otro afirmó: —Te seguiré, Señor; pero primero déjame despedirme de mi familia. Jesús le respondió: —Nadie que mire atrás después de poner la mano en el arado es apto para el reino de Dios. Luca 9, 61 - 62

 

Estimados lectores,

 

¿le gusta comprar en Internet? En Alemania, las tiendas han estado cerradas durante muchas semanas. Necesitaba urgentemente cartuchos de tinta para mi impresora. Así que hice un pedido por Internet. Para ahorrar en gastos de envío, pedí el doble de la cantidad. Al día siguiente llegó el paquete. Por supuesto que sabía lo que había dentro. Pero lo abrí inmediatamente de todos modos. Entre muchos cojines de aire yacen los cartuchos de mi impresora. Me ha gustado.

 

El otro día había encargado un nuevo jersey. Lo desempaqué y me lo puse enseguida.

 

¿Sientes lo mismo? Cuando recibes algo nuevo, lo desempacas. Se prueba una nueva prenda de vestir. Sería una locura comprar un jersey nuevo y seguir usando el viejo, ¿no? Sería una locura dejar los cartuchos vacíos en la impresora. Pero así se comporta el hombre que quiere vivir con Jesús. Su problema: no quiere separarse de su antigua vida tan rápidamente. Sueña con una gran fiesta de despedida. Mañana o pasado mañana quiere vivir su vida con Jesús. Hoy no.

 

Pero Jesús dice: hoy es el día decisivo, el día importante. El día de ayer nos ha llevado a este día de hoy, nos ha preparado para hoy. Ahora, ha llegado el momento. Ayer podría haber sido similar. Podría haber sido más fácil o incluso más difícil. Podría haber sido más bonito o más duro que hoy. Pero hoy Jesús nos invita a estar abiertos a su palabra, al encuentro con él.

 

Muchos piensan: ya habrá tiempo para eso mañana. Mañana podría emocionarme con ello. Mañana tendría más tiempo para pensar en ello. Mañana o pasado mañana. Pero tal vez mañana se cierren las puertas que hoy podríamos atravesar. Tal vez mañana nuestro corazón se endurezca por el miedo o la preocupación. Tal vez queramos seguir siendo los viejos después de todo y renunciemos a nuestro objetivo. Quizás mañana sea demasiado tarde.

 

Hoy es el día decisivo, el día de los oídos abiertos, el día de un corazón abierto para la palabra de todas las palabras, para la palabra que necesitamos de Dios hoy. Al igual que Simón y Andrés en ese momento:

Mientras caminaba junto al mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos: uno era Simón, llamado Pedro, y el otro Andrés. Estaban echando la red al lago, pues eran pescadores. «Vengan, síganme —les dijo Jesús—, y los haré pescadores de hombres.» Al instante dejaron las redes y lo siguieron. (Mateo 4, 18 – 20)

 

Los dos no celebran una gran fiesta de despedida con sus familias y amigos. Aprovechan la oportunidad de vivir una nueva vida con Jesucristo. Ahora. Ahora mismo. Desenvuelven el paquete que Jesús les da. Este paquete no tiene bolsas de aire. Está lleno de vida nueva. Con paz para el alma. Con amor y misericordia. Con consuelo y esperanza. Con la voluntad de perdonar y reconciliarse. Con alegría incluso en los momentos difíciles.

 

Te deseo este "paquete" con nueva vida. Desenvuelve lo que Jesús te da en la vida. Y mira hacia adelante con alegría. Quien camina por la vida con Jesucristo tiene un futuro con Dios, el Padre del cielo. Ya no mira hacia atrás en su antigua vida.

Druckversion Druckversion | Sitemap Diese Seite weiterempfehlen Diese Seite weiterempfehlen
© 2021 Hans-Peter Nann, Frankfurt am Main