Poniéndose de pie en el medio, el sumo sacerdote interrogó a Jesús: —¿No tienes nada que contestar? ¿Qué significan estas denuncias en tu contra? Pero Jesús se quedó callado y no contestó nada. —¿Eres el Cristo, el Hijo del Bendito? —le preguntó de nuevo el sumo sacerdote.  —Sí, yo soy —dijo Jesús—. Y ustedes verán al Hijo del hombre sentado a la derecha del Todopoderoso, y viniendo en las nubes del cielo. Evangelio de Marcos 14, 60 - 62

 

Estimado lector,

 

Jesús es acusado ante el sumo sacerdote. Está en silencio. No se defiende de las mentiras vertidas contra él. El líder espiritual hace una última pregunta: ¿quién eres tú? ¿Eres realmente el Cristo?

Esta pregunta me sorprende. Durante años le habían observado. Durante años le habían visto hacer milagros. Curó a un mendigo ciego que vivía al margen de la sociedad (Lucas 18:35). Devolvió la dignidad y la fe en Dios a una mujer que se había divorciado cinco veces (Juan 4:18). Alimentó a cinco mil hambrientos y a sus familias con unos pocos panes y peces (Mateo 14:13). Devolvió la vida a una niña muerta (Lucas 8:40). Caminó sobre el agua y lavó los pies de sus discípulos (Mateo 14 y Juan 13).  Lo que hizo, ningún hombre lo había hecho antes.

 

Predicó el amor de Dios a sus amigos y enemigos. Era manso y humilde. Era misericordioso y pacífico. Dijo (Lucas 6, 27): »Pero a ustedes que me escuchan les digo: Amen a sus enemigos, hagan bien a quienes los odian, 28 bendigan a quienes los maldicen, oren por quienes los maltratan.” Dijo (Juan 14, 6): —Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí.” Lo que predicaba nadie lo había oído antes.

 

Pero ni sus palabras divinas ni sus milagros pudieron convencer a sus observadores. Tenían un corazón de piedra. Lo arrastraron ante su tribunal y lo trataron como un criminal. Lo odiaban. Era su enemigo mortal.

 

Me pregunto: ¿ha cambiado algo dos mil años después? Incluso hoy, la gente pregunta: Jesús, ¿quién eres? ¿Eres realmente el Mesías, el Cristo? ¿Eres el hijo de Dios? Incluso hoy en día, hay personas en todas partes que no están convencidas por las palabras de Jesús o por sus hechos. Desconfían o rechazan a Jesús. Para algunos, Jesucristo es un enemigo mortal incluso hoy en día. Luchan contra él y su gente.

 

La respuesta que Jesús da al sumo sacerdote es eternamente válida. Él dice: Yo soy el único. Yo soy el Cristo, el hijo de Dios. Yo soy el Hijo del Altísimo, el único que puede ser adorado. Resucitaré de entre los muertos y me sentaré a la derecha de Dios. Yo soy de quien escribe David en el Salmo 110: “Así dijo el Señor a mi Señor: «Siéntate a mi derecha hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.»

Jesús confiesa su condición de Mesías. Confiesa públicamente que es el juez del mundo que volverá con poder y gloria divinos (véase el capítulo 7 del profeta Daniel).

 

Para el sumo sacerdote y su pueblo, esto es una blasfemia. Por lo tanto, la sentencia es: ¡pena de muerte! El tribunal secular, representado por el gentil Poncio Pilato, lo confirmará. Jesús muere en la cruz del Gólgota.

 

Estoy agradecido de poder creer en Jesucristo. No es un Dios que flota en algún lugar del universo y que no se preocupa por mí. Es un Dios que conoce el dolor y el sufrimiento hasta la médula. Es un Dios que ha sufrido la muerte. Es un Dios que quiere estar también hoy muy cerca de cada persona, como un hermano.

 

Quiero terminar con un elogio. Quiero alabar al Hijo del Dios altamente alabado con palabras del apóstol Pablo de la carta a los Filipenses, capítulo 2. Deseo que te unas a esta alabanza:

 

“Cristo Jesús, quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. Por el contrario, se rebajó voluntariamente, tomando la naturaleza de siervo y haciéndose semejante a los seres humanos. Y al manifestarse como hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz! Por eso Dios lo exaltó hasta lo sumo y le otorgó el nombre que está sobre todo nombre, para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.”

 

Que Dios bendiga su temporada de Pascua. Que te conceda un corazón alegre y la certeza de ser una persona amada incondicionalmente por Dios, el Padre celestial. 

Druckversion Druckversion | Sitemap Diese Seite weiterempfehlen Diese Seite weiterempfehlen
© 2021 Hans-Peter Nann, Frankfurt am Main