Ciertamente les aseguro que mi Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre. Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre. Pidan y recibirán, para que su alegría sea completa.

Juan 16, 23b - 24

 

Rezar es fácil. Parte 1

 

Estimados lectores,

 

En nuestra época muchas cosas son complicadas. Mucha gente se queja de los numerosos formularios y de la llamada guerra del papel. Las personas mayores suelen tener dificultades para enfrentarse a nuestra burocracia sin la ayuda de otros. Mucha gente piensa que rezar también es complicado. ¿Cómo se hace? Incluso los cristianos piensan que rezar es difícil. Pero todo es tan sencillo para el creyente.

 

¿Se supone que rezar es fácil? Otros correligionarios se molestan por tal frase. ¡Rezar no puede ser tan fácil como hablar con un amigo! Pero Jesucristo, resucitado y eternamente vivo, dice algo diferente. 

 

¡La oración genuina cae en nuestro regazo!

 

Cuando algo nos cae encima, obtenemos algo sin esfuerzo. Recuerdo mis días de escuela. Algunos exámenes "cayeron en mi regazo", por ejemplo en arte. En otras asignaturas tuve que luchar mucho: en matemáticas, química y física. ¡Eso fue agotador!

                             

¿Ocurre lo mismo con la oración? ¡No! No se necesita un talento especial para rezar, ni rezar es un esfuerzo. Rezar no es una tortura. Orar es una actitud del corazón.

 

Comienza con que Dios no califica nuestras oraciones como un profesor califica los exámenes. Rezar no es un tema de rendimiento celestial. Rezar es hablar con Jesucristo. Rezar es hablar con el Padre en el cielo. Podemos hablar con Dios como si habláramos con un padre. Depende de nuestra relación con el Padre en el cielo. Depende de nuestra relación con Jesucristo.

 

Sabemos por los políticos que cada palabra que dicen es muy importante. Cuando los estadistas se ponen delante de los micrófonos y el mundo entero les mira, cada palabra cuenta. Los políticos conocen el impacto de sus palabras. La mayoría de las veces.

 

Cuando los cristianos hablamos con Dios Padre, no tenemos que elegir palabras muy bonitas. Dios no se fija en la elección de las palabras. Se nos permite hablar con nuestro Padre en el cielo de la manera en que nuestro corazón quiere expresarlo. Puede sonar incómodo, pero debe ser genuino y verdadero. La actitud interior es importante para Dios.

 

¿Cuál es la actitud correcta del corazón? Jesús necesita tener espacio en nuestras oraciones. Él en nosotros y nosotros en él. Entonces también rezaremos lo que agrada a Dios. Cuando Jesucristo es el centro de nuestra vida, entonces nuestros deseos egoístas ya no están en primer plano, sino lo que es querido por el corazón de Dios.

 

Esto también es fácil porque Dios nos ayuda a hacerlo. A través del Espíritu Santo, podemos orar de una manera que agrada a Dios. Pablo nos dice en Romanos, capítulo 8, versículo 26: Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras.

 

Orar es fácil cuando Jesucristo habita en nuestros corazones y el Espíritu Santo nos ayuda. Es entonces similar al profesor que ayuda a sus alumnos a aprobar los exámenes. Sin miedo, sin estrés. O un padre le diría a su hijo, entiendo lo que dices. No necesitas hacer más palabras. Hija mía, te he entendido. 

Druckversion Druckversion | Sitemap Diese Seite weiterempfehlen Diese Seite weiterempfehlen
© 2021 Hans-Peter Nann, Frankfurt am Main