Ciertamente les aseguro que mi Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre. Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre. Pidan y recibirán, para que su alegría sea completa.
Juan 16, 23b - 24

 

Rezar es sencillo. Parte 2: "La oración auténtica mueve al Padre que está en el cielo".

 

Estimado lector,

 

¿tuvo algún deseo de niño que no se le concedió? Recuerdo muy bien el deseo que tenía mi hija cuando era pequeña. Deseaba una autocaravana grande de verdad. Quería ir de vacaciones en él. Por desgracia, su padre no pudo hacer realidad el sueño en aquel entonces. El dinero era lo justo para vivir. Pero si hubiera podido, le habría concedido su deseo.

 

¿Dios, el Padre del cielo, concede todos nuestros deseos? No lo creo. Cuando miro hacia atrás me doy cuenta de que tenía algunos deseos para Dios que no se cumplieron. Pero no fue porque Dios no pudiera cumplirlos. Dios es un Padre que da. Se quedaron sin cumplir porque no estaban de acuerdo con la voluntad de Dios. Pero eso es lo que hace Jesús.

 

Para pedir algo en nombre de Jesús, primero debo saber qué es importante para Jesús. Lo que es importante para Jesús, lo aprendo en su palabra. Así que necesito saber lo que Jesús dijo a sus discípulos. Lo ilustraré con dos ejemplos:

 

Jesús dice en el evangelio de Mateo cap. 6, 31 – 33: „Así que no se preocupen diciendo: “¿Qué comeremos?” o “¿Qué beberemos?” o “¿Con qué nos vestiremos?” Porque los paganos andan tras todas estas cosas, y el Padre celestial sabe que ustedes las necesitan. Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.

 

¿Por qué podría rezar? ¡Que aprenda a confiar realmente en Dios! Él me dará lo que necesito para vivir. Por supuesto que quiero trabajar y mantener a mi familia y a mí mismo. Esa es mi responsabilidad. Pero no debo torturarme con la preocupación. No son los deseos insatisfechos los que deben determinar mi pensamiento, sino la voluntad de Dios para nuestro mundo. Puedo pedirle que me dé un corazón compasivo en lugar de una casa móvil para las personas que no tienen hogar y a las que podría ayudar. Puedo pedirle a Dios que me ayude a trabajar por la justicia allí donde los seres humanos son tratados injustamente. Pide a Dios lo que es importante para él.

 

O como dice Jesús en el Evangelio de Mateo cap. 20, 26-28:  “Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que quiera hacerse grande entre ustedes deberá ser su servidor, y el que quiera ser el primero deberá ser esclavo de los demás; así como el Hijo del hombre no vino para que le sirvan, sino para servir y para dar su vida en rescate por muchos.”

 

¿Por qué podría rezar? Que aprenda a ser una persona humilde. Que aprenda a no querer “tocar el primer violin”, sino a servir a otras personas con mis dones y posibilidades. Puedo pedirle a Dios que me dé corazones amorosos para contar a otras personas las buenas noticias de Jesucristo. Puedo pedirle a Dios ideas sobre cómo hacerlo hoy.

 

Cuando pedimos así en el nombre de Jesús, el Padre Celestial responderá. Lo que se ajusta a la voluntad de Jesús agrada al Padre que está en el cielo. Puede que no experimentemos la respuesta a nuestras peticiones inmediatamente o de la manera que imaginamos. Pero nuestras peticiones mueven a Dios. Él escucha y responderá.

 

Las oraciones casuales no entran en esta relación estrecha y de confianza con el Padre y el Hijo y el Espíritu Santo. Necesitamos tener a Jesús siempre delante de nosotros, estar siempre con Él y estar de acuerdo con Él. Entonces crecemos en la filiación de Dios, aumentamos en conocimiento y permanecemos en la verdad. ¡La oración genuina nos cambia! 

Druckversion Druckversion | Sitemap Diese Seite weiterempfehlen Diese Seite weiterempfehlen
© 2021 Hans-Peter Nann, Frankfurt am Main