Ciertamente les aseguro que mi Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre. Hasta ahora no han pedido nada en mi nombre. Pidan y recibirán, para que su alegría sea completa.
Juan 16, 23b - 24

 

Orar es fácil, parte 3 "Orar lleva a la alegría".

 

Estimados lectores,

 

¿te gusta el olor de las flores? ¿O el olor de una buena comida? Ambos llenan la casa donde vive Lázaro con sus hermanas María y Marta. Los hermanos habían invitado a Jesús y a los suyos a cenar. Me imagino a Marta de pie junto a los fogones, oliendo deliciosamente a comida oriental. Entonces, de repente, María toma una libra de aceite para ungir y unge los pies de Jesús. Toda la casa se llena del aroma del aceite de la unción. Una verdadera orgía para la nariz. " Y la casa se llenó de la fragancia del perfume” escribe el evangelista Juan, cap. 12, 3.  

 

Rezar lleva a la alegría plena, dice Jesús. Así como toda la casa se llenó de la fragancia del perfume, Dios quiere llenarnos de alegría. Cuando nuestras oraciones se ajustan perfectamente a la voluntad de Dios, el Espíritu Santo obra la alegría en nosotros. Una alegría que podemos experimentar, que llena nuestro pensamiento y nuestros sentimientos. Entonces nada apena el corazón.

 

Esta alegría de la que habla Jesucristo es independiente de las circunstancias externas. Es un regalo de Dios. Puede ser un gran consuelo en tiempos difíciles. El todopoderoso Jesucristo lo pone en nuestro corazón, y nada puede apagar esta perfecta alegría. Porque Jesucristo es perfecto.

 

Hace 500 años vivió en Alemania un pastor que escribió una canción sobre esta alegría. Su nombre era Cyriakus Schneegass. En su juventud experimentó la guerra y vio la miseria y la muerte. Como padre de ocho hijos, vio morir a dos hijos pequeños. El cántico que aún hoy cantamos en nuestros servicios es el de "En ti está la alegría en todo dolor, oh tú dulce Jesu Cristo". Es una canción alegre. El pastor tomó la melodía de un cantante y compositor italiano (Giovanni Giacomo Gastoldi). El sacerdote había elegido una alegre melodía italiana para su canción.

 

¿Qué melodía llena nuestro corazón? Rezar puede llenar el corazón con la melodía de la alegría. Cuando pedimos a Dios, el Padre celestial, según su voluntad, Jesucristo, por medio del Espíritu Santo, nos llena de esta alegría. Entonces la alegría fluye a través de nuestro pensamiento y nuestro discurso. Porque la alegría no permanece oculta. Queremos mostrar alegría a los demás. Cuando te invitan a una buena comida, muestras tu alegría al anfitrión. Cuando le doy a mi mujer un perfume o unas flores aromáticas, se pone contenta.

 

¿Puedo hacer una sugerencia? ¿Por qué no empiezas por rezar? Pide a Jesucristo que te regale su alegría. Sé valiente y pide a Dios alegría para tu corazón. Que Dios bendiga tu oración.

 

Espero verte el 1 de junio. Hasta entonces, sean bendecidos y preservados en espíritu, alma y cuerpo.

Druckversion Druckversion | Sitemap Diese Seite weiterempfehlen Diese Seite weiterempfehlen
© 2021 Hans-Peter Nann, Frankfurt am Main