15 de febrero de 2023

 

Salmo 141, 3

Señor, ponme en la boca un centinela; un guardia a la puerta de mis labios.

 

Estimado lector,

 

El sello de hoy muestra a dos coloridos soldados. En tiempos pasados, fusileros como estos formaban parte del Real Regimiento Galés del Ejército Británico. Los fusileros eran soldados ligeramente armados. 

 

¿Qué guardias podría haber tenido en mente el rey David cuando escribió esta petición a Dios? ¿Pensaba en soldados armados? Le pide a Dios que cuide su boca. Que Dios vigile lo que dice. Que Dios ponga guardias a la puerta de sus labios. Que le impidan decir cosas de las que luego se arrepienta.

 

Conozco esas luchas dentro de mí. ¿Debería decir esto o aquello a otra persona? ¿O sería mejor callar ahora? ¿Lo que digo ayuda a la otra persona? ¿Construirá nuestra relación o la dañará? ¿Puede destruirla? ¿Es bueno lo que quiero decir?

 

Jesucristo advirtió contra el descuido de las palabras. Dice que un día todos tendremos que responder de lo que hemos dicho. En el Evangelio de Mateo, capítulo 12, versículos 36 y 37, advierte:

 

“Pero yo les digo que en el día del juicio todos tendrán que dar cuenta de toda palabra ociosa que hayan pronunciado. Porque por tus palabras se te absolverá, y por tus palabras se te condenará.”

 

Me estremezco ante esta palabra de Jesús. Me escandaliza la frecuencia con que se utilizan las palabras de manera irresponsable. Me escandaliza el modo descuidado en que la gente usa las palabras que salen de sus labios. Me escandaliza cuando la gente llama al odio y a la destrucción. Me escandaliza cuando la gente llama al antisemitismo y a la glorificación de la violencia. Eso es profundamente aterrador.

 

Puedo entender la súplica de David. Esta súplica a Dios para que lo proteja de dañar a otras personas con palabras. En realidad, los fusileros ligeramente armados no son adecuados para esta tutela. Son fáciles de dominar. Dios tendría que erigir un verdadero baluarte a la puerta de unos labios para proteger a los demás de las palabras feas. De las palabras que humillan. De las palabras que no son más que cháchara vacía.

 

Quiero orientarme en nuestro SEÑOR Jesucristo. Su gran discurso al pueblo, el llamado Sermón de la Montaña, comienza así (Evangelio de Mateo 5:2):

 

“y abriendo su boca, les enseñaba diciendo: Bienaventurados los … “

 

Cuando Jesucristo abre su boca, el hombre oye palabras de vida. Por su boca oímos palabras de la eternidad de Dios. De su boca oímos palabras de amor y misericordia. De la boca de Jesús oímos palabras de consuelo y exhortación. 

 

Quiero aprender cada día a ser responsable con mis palabras. Por desgracia, no siempre lo consigo. Cuando no lo consigo, quiero pedir perdón a Dios. Quiero hacer de la oración de David mi propia petición: Señor, vigila mi lengua, pon un poste a la puerta de mis labios.

 

Muchas gracias por escucharme. Que tus palabras sean una bendición para los demás. Les invito cordialmente al próximo devocional con sellos el 1 de marzo. Hasta entonces, les deseo la bendición y la protección de Dios en espíritu, alma y cuerpo por nuestro Señor Jesucristo.

Este texto ha sido traducido con la ayuda de DeepL (versión gratuita). Lamentablemente, no puedo garantizar la exactitud de la traducción.

No hay Biblia a la mano? www.bibleserver.com . La biblia en 21 idiomas. Gratis!

Druckversion | Sitemap
© 2023 Hans-Peter Nann