Aquella misma noche Jacob se levantó, tomó a sus dos esposas, a sus dos esclavas y a sus once hijos, y cruzó el vado del río Jaboc. Una vez que lo habían cruzado, hizo pasar también todas sus posesiones, quedándose solo. Entonces un hombre luchó con él hasta el amanecer. Cuando ese hombre se dio cuenta de que no podía vencer a Jacob, lo tocó en la coyuntura de la cadera, y ésta se le dislocó mientras luchaban. Entonces el hombre le dijo: —¡Suéltame, que ya está por amanecer! —¡No te soltaré hasta que me bendigas! —respondió Jacob. —¿Cómo te llamas? —le preguntó el hombre. —Me llamo Jacob —respondió. Entonces el hombre le dijo: —Ya no te llamarás Jacob, sino Israel, porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido. —Y tú, ¿cómo te llamas? —le preguntó Jacob. —¿Por qué preguntas cómo me llamo? —le respondió el hombre. Y en ese mismo lugar lo bendijo. Jacob llamó a ese lugar Penuel, porque dijo: «He visto a Dios cara a cara, y todavía sigo con vida.» Cruzaba Jacob por el lugar llamado Penuel, cuando salió el sol. A causa de su cadera dislocada iba rengueando. Génesis 32, 23 y ss. en extractos 

 

Estimado lector,

 

La fe en Dios no es una plantilla que uno pone en la vida y luego trata de trazar religiosamente. La fe es siempre un encuentro con el Dios vivo. Dios quiere encontrar al hombre cara a cara, quiere bendecirlo, quiere hacer de él un hombre nuevo. La lucha nocturna de Jacob es un buen ejemplo de ello:

 

1.Jacob no eligió su encuentro con Dios. De repente e inesperadamente, Dios aparece en medio de la noche. Aparece como un extraño y lucha con él, de hombre a hombre. Una situación extraña. Pero Jacob no huye, acepta el reto y lucha. Lucha por la supervivencia. También lucha por su familia.

 

Conozco a personas que han pasado por batallas nocturnas con Dios. Luchas nocturnas en la oración, luchando con Dios. Noches de llanto y sufrimiento. Noches en las que Dios no aparecía como el Padre amoroso, sino como el siniestro, el Dios ajeno. Pienso en el padre cuyo hijo murió en un accidente de moto. Pienso en la madre cuyo hijo pequeño murió de cáncer.

 

¿Huir o seguir luchando? ¿Renunciar a la fe en un Dios misericordioso? ¿O luchar como Jacob hasta que vuelva a salir el sol? Hasta que Dios se muestre de nuevo como la luz brillante. Hasta que Jesucristo, la luz de la vida, irrumpa de nuevo en la oscuridad.

 

2.Como si la lucha no fuera suficiente, Dios añade un dolor incurable. Conozco a mujeres y hombres que tienen un gran dolor en la articulación de la cadera y no pueden caminar. Nuestra medicina moderna puede ayudar con una articulación de cadera artificial. Pero hay un dolor en el alma que no puede ser operado. Hay un dolor que hay que soportar de por vida. Por ejemplo, la muerte de un ser querido. O el dolor de un matrimonio fracasado. O el fracaso de la propia vida. Entonces te preguntas: ¿por qué tengo que soportar este dolor? ¿Por qué Dios me inflige este dolor? ¿Por qué Dios no me salvó de ello?

En medio del dolor, Jacob se aferra a Dios. No se desprende de Dios, sino que quiere ser bendecido. ¿No es una paradoja? No grita "¡Dios, no quiero tener nada más que ver contigo!", sino "¡No te soltaré si no me has bendecido antes!".

 

No quiere dejar de luchar con Dios hasta que sea bendecido. Y Dios cumple esta petición. Lo bendice y le da un nuevo nombre. Jacob, el engañador, se convierte en Israel. Esto puede traducirse como "luchador de Dios". Ha luchado con Dios, ha peleado con Dios. Confiesa: "He visto a Dios cara a cara, y mi alma se ha salvado".

 

Así, la batalla nocturna se convierte en el comienzo de una nueva vida. Marcada por un nuevo nombre y, por tanto, una nueva misión. Pero también marcado por el dolor de la memoria. La batalla de Dios está impresa indeleblemente en la vida como una marca.

 

3.Hace dos años, un amigo murió de cáncer. En medio de su vida, comenzó la lucha contra esta enfermedad. En su lecho de muerte, me pidió que la enterrara. Juntos preparamos entonces este día de despedida. Ella había pasado por luchas de fe. Pero se convirtieron en victorias de la fe. Me dijo: "He encontrado el camino de vuelta a Dios. Cuéntalo en mi funeral a todos los que vengan". Vinieron muchos, y se me permitió decir en el ataúd que había encontrado la paz con Dios. Se me permitió decir que el Salmo 23 también se había convertido en su salmo de consuelo. El dolor de morir tan pronto había dado paso a la victoria de la fe.

 

"¡Mi alma se ha salvado!" puede decir Jacob. Y luego viene esta maravillosa frase: "Y el sol salió sobre él ...." Quien pueda decir, mi alma se ha salvado, no sólo se enciende una luz, ¡se enciende el sol! La luz de Dios vuelve a la vida y eclipsa todas las tinieblas. Allí se vuelve brillante en los pensamientos, allí la oscuridad desaparece del corazón. Aunque el dolor permanezca.

 

Jesucristo dice (Evangelio de Juan 8:12): “—Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.” Lleva a la luz de la vida."

 

Te deseo que esta maravillosa luz de Jesús haga que tu vida cotidiana sea muy luminosa. Incluso si tal vez todavía estás luchando con Dios y no puedes entender su guía. Aunque sufras por el dolor que te han infligido. Deseo que seáis bendecidos y que podáis decir como Jacob: mi alma se ha salvado. Deseo que experimenten como Jacob: el sol salió sobre mi vida. Amén.