20 de diciembre de 2022, Luz de Navidad

 

»Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. Evangelio de Juan Joh. 3, 16

 

Queridos lectores,

 

¿cuál es su villancico favorito en Navidad? He redescubierto un viejo villancico. Desde que leí quién la escribió y en qué circunstancias surgió, me encanta cantarla. Se trata del villancico alemán "Dies ist die Nacht, da mir erschienen des großen Gottes Freundlichkeit" (Esta es la noche en que se me apareció la bondad del gran Dios).

 

Fue escrita por el pastor protestante Kaspar Friedrich Nachtenhoefer. Era hijo de un pastor y vivió la Guerra de los Treinta Años, que asoló Europa de 1618 a 1648. Una guerra brutal y sangrienta entre protestantes y católicos. De joven, Kaspar Friedrich se hizo pastor y se casó. Durante el parto de su tercer hijo, su esposa murió y el recién nacido con ella. Fue el principio de muchos golpes del destino.

Sus feligreses se ocuparon de él y le encontraron una esposa para él y sus hijos. Pero esta esposa, Maria Elisabeth, también murió siete años después. De nuevo se encontraba ante una tumba abierta.

 

Este hombre tuvo que sufrir mucho. En una historia sobre él leí que en algún momento dudó de Dios, casi desesperó. No dudaba de la existencia de Dios, sino de su amor. Se cuenta que apenas le quedaban fuerzas para un sermón en la Nochebuena de 1684. El texto del sermón fue la palabra del Evangelio de Juan Joh. 3, 16: “Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eternal.”

 

Aquella noche antes de Nochebuena se produjo el milagro. Esta palabra de Dios reavivó en él la luz de la fe. Comprendió que Dios amaba tanto a este mundo malvado y desolado que envió a su Hijo Jesús a este mundo para salvarlo. Para redimir a este mundo de la maldición de la muerte. En Navidad, Dios viene en su Hijo Jesús a un mundo lleno de miedo, necesidad y muerte. Jesús también entró en su mundo

personal. A una vida tan llena de sufrimiento, pena y dolor, vino Jesucristo. Jesucristo trajo de nuevo la luz a sus tinieblas.

 

Así nació este villancico en 1684, un año antes de su muerte. Nos dejó un villancico que desde entonces ha dado consuelo y nuevas esperanzas a innumerables personas:

 

(1) Esta es la noche en que se me apareció la bondad del gran Dios;
el niño a quien todos los ángeles sirven trae luz a mi oscuridad,
y esta luz del mundo y del cielo no se apaga ni por cien mil soles.

 

(4) Por eso, Jesús, hermosísimo sol de Navidad, ilumíname con tu favor;
deja que tu luz sea mi deleite navideño y enséñame el arte de la Navidad,
cómo caminaré en la luz y estaré lleno del resplandor de la Navidad.

 

Te deseo que este resplandor navideño llene también tu corazón. Si actualmente sufres de pesadas cargas y tus dudas sobre el amor de Dios son grandes, que la bondad de Dios te toque de nuevo. Deseo para ti, deseo para todos nosotros, que Jesucristo, la luz del mundo, haga brillar este mundo oscuro y que su gloria se eleve sobre todos nosotros como el sol naciente después de la noche. ¡Que te llenes de consuelo y nueva esperanza!