Así manifestó Dios su amor entre nosotros:
en que envió a su Hijo unigénito al mundo para que vivamos por medio de él.

 

1 Juan 4:9

 

El Dios eterno te da ojos para lo que es imperecedero.

Él dirige tus ojos y tu corazón hacia Él.

Él llena tu vida con su gloria.

Te acompaña con su paz.

Bendito seas, Dios Todopoderoso,

el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
Amen.

Druckversion Druckversion | Sitemap Diese Seite weiterempfehlen Diese Seite weiterempfehlen
© 2020 Hans-Peter Nann, Frankfurt am Main