Jesucristo, miramos a nuestro mundo donde el sufrimiento no se detiene.
Y sin embargo, la curación pasa inadvertida y marginada.


Personas de todo el mundo están aprendiendo que los amas.
La gente experimenta una puerta o una ventana que se te abre.


Te pido por mis vecinos, por mi familia, por mi gobierno:
Trabaja con tu poder y trae paz.

Señor, oramos por el poder de tu Espíritu Santo, para que nos atrevamos para confesarnos con nuestras palabras y nuestros hechos. Anímanos a apoyarnos en nuestra fe. Anímanos a comprometernos en paz. Anímanos a trabajar por tu causa.

 

Dios Todopoderoso, que suceda el milagro, que comencemos para compartir nuestra riqueza. Dejemos que suceda el milagro que cuidemos a los enfermos y Hambre. Deja que ocurra el milagro que mueve las necesidades de otras personas. Deja que ocurra el milagro, que la falta de pensamiento y el egoísmo desaparecen.

 

Señor, viniste como invitado a nosotros en nuestra tierra. Ayúdanos a hacer extraños a nuestros vecinos. Abrir las manos y los corazones para las personas en la carrera. Tú mismo fuiste un refugiado. No olvidemos que nosotros también somos solo huéspedes en su tierra. y un día volverá a ti.

 

Espíritu Santo, danos la paz, donde los opuestos chocan, y veamos a través de nuestras vidas un reflejo de la divina misericordia. Sí, amemos y digámoslo con nuestras vidas.
Después del hermano Roger (1915 - 2005)

 

Oración de la Conferencia Mundial de Iglesias Amsterdam 1948:

 

Queremos pedirle a Dios que nos enseñe a decir un verdadero no y un verdadero sí: un no a todo lo que sea contrario al amor de Cristo. Un sí a todo lo que está en sintonía con el amor de Cristo, a todos los que respetan la ley, a todos los que quieren crear la verdadera paz en el mundo, que buscan un nuevo cielo y una nueva tierra en la que mora la justicia.

 

Amen.

 

 

Esta página fue traducida por un programa de computadora. Lamentablemente, no puedo garantizar la exactitud de la traducción.

Druckversion Druckversion | Sitemap Diese Seite weiterempfehlen Diese Seite weiterempfehlen
© 2020 Hans-Peter Nann, Frankfurt am Main