15 de septiembre de 2022

 

Jesucristo dice en el Evangelio de Juan, capítulo 10 versículo 9: Yo soy la puerta; el que entre por esta puerta, que soy yo, será salvo. Se moverá con entera libertad, y hallará pastos.

 

Estimados lectores,

 

Hace unos cuarenta años, fui agente de libertad condicional voluntario. Tras la formación y con la orientación de un mentor, se me permitió visitar a los delincuentes en la cárcel. Mi trabajo consistía en darles clases de idiomas en alemán o inglés. Para los presos, esto probablemente sólo fue un pequeño cambio en su rutina diaria en la prisión. El efecto de aprendizaje no fue muy grande.

 

Durante ese tiempo, experimenté lo que es la libertad. Durante mis visitas tuve que pasar por muchas puertas cerradas. Sólo llegué más lejos cuando los guardias me abrieron la puerta. Cuando terminó mi visita, los guardias tuvieron que sacarme de nuevo a través de muchas puertas cerradas. Todavía puedo ver en mi mente las numerosas puertas enrejadas con grandes cerraduras.

 

Jesús no estaba pensando en la puerta de una cárcel cuando se comparó con una puerta. Pensaba en una puerta del redil. Pero todas las puertas de este mundo tienen algo en común: cierran algo. Siempre hay un interior y un exterior. Ya sea la puerta de una cárcel, la del redil, la de la fachada, la del jardín o la del coche: las puertas separan espacios. Una puerta puede ser abierta y acogedora. Pero una puerta también puede ser cerrada y prohibida.

 

El 30 de agosto falleció el ex político ruso Miguel Gorbachov. Durante su visita al Muro de Berlín en 1987, el entonces Presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, le llamó la atención: “¡Vengan a esta puerta! Sr. Gorbachov, abra esta puerta. Sr. Gorbachov, derribe este muro.“ Dos años después, se abrió el Muro de Berlín. Para millones de mis compatriotas, esa fue la puerta a la libertad.

 

Jesucristo dice que es la puerta de la libertad. A la libertad de convertirse en hijo del Padre en el cielo. Dice en el Evangelio de Juan 8, 34 + 36: —Ciertamente les aseguro que todo el que peca es esclavo del pecado —respondió Jesús—. Así que si el Hijo los libera, serán ustedes verdaderamente libres.

El pecado bloquea el camino hacia esta maravillosa libertad de vivir con el Dios santo y experimentar su amor. Sólo encontramos la verdadera paz con Dios y con nuestros semejantes cuando atravesamos esta puerta de Jesús. Sólo Jesucristo es la puerta a la vida en libertad. El apóstol Pablo escribe en la Carta a los Efesios, cap. 2, 5: “… nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados!”

 

Quien no pasa por la "puerta de Jesús" sigue siendo prisionero de sus pecados. Pero quien cree en Jesucristo puede salir de su "prisión de pecado" como un hombre libre. Se convierte en una persona nueva (2 Corintios 5:17):

 

Por lo tanto, si alguno está en Cristo, es una nueva creación. ¡Lo viejo ha pasado, ha llegado ya lo nuevo!

No sé si el llamamiento de Ronald Reagan llegó al corazón de Michael Gorbachov. Pero sé que si le pides a Jesucristo que te libere de tus pecados, él te mostrará el camino hacia la libertad. Él abrirá la puerta a una nueva vida para ti como hijo de Dios. Él te dará la libertad de convertirte en un hijo del amoroso Padre del cielo. Jesucristo es la clave de una nueva vida. Tu oración toca el corazón de Jesús.

Te invito a una breve oración:

 

Jesucristo, quiero convertirme en una persona nueva. Quiero conocer la libertad que das. Quiero conocer la paz que das. Tú conoces mi corazón y sabes lo que me separa de ti. Lo digo antes que tú .....

Te doy las gracias por amarme. Te doy las gracias por estar conmigo todos los días y por seguir siempre conmigo. Nada puede separarme de tu amor. Por favor, bendíceme. Amén.

 

Gracias por escucharme. Soy feliz si quieres vivir con Jesucristo. Que Jesucristo te abra la puerta de la vida. Que te bendiga en cuerpo, alma y espíritu.